¿Por qué es importante que la web de un negocio cumpla con la normativa?


Son muchas las empresas que para poder hacer difusión de los servicios o productos que ofrecen, disponen de una página web. De este modo, se encarga al correspondiente diseñador, agencia de publicidad o estudio, que se haga el diseño y montaje de la página web pero, muchas veces, se deja a un lado que, a parte de tener un buen diseño y contenido, también es necesario que nuestra página contemple una serie de aspectos legales.

Para muchas empresas, el tener que cumplir con estas normas, supone un engorro. Si bien, el propósito de este artículo es demostrar todo lo contrario, es decir, que puede convertirse en un bien muy preciado para nuestro negocio.

¿Cuáles son las normas que protegen a los usuarios?

En primer lugar, vamos a hablar de las normativas que debemos tener en cuenta de cara a nuestros clientes o usuarios. Así, por un lado, si en esta página web recogemos datos personales, por ejemplo, mediante un formulario de contacto, un procedimiento de alta de usuarios, o una bolsa de trabajo, deberemos informar al usuario del tratamiento de datos que se le va a hacer, solicitando expresamente su consentimiento. Por lo tanto, deberemos incorporar la correspondiente leyenda informativa que deberá aceptar el usuario y remitir, en su caso, a la política legal correspondiente en la que se detalle la política de privacidad de nuestra empresa (qué tratamiento hacemos de los datos, las medidas de seguridad que tenemos, el tipo de cookies que utilizamos…). En definitiva, cumplir con la ley de protección de datos.

De este modo, no sólo estaremos cumpliendo con el deber de informar al usuario sino que le estaremos informando de manera efectiva, haciéndole saber qué vamos a hacer con sus datos y cómo vamos a hacerlo, dándole un motivo más para confiar en nosotros.

Por otro lado, si a través de nuestra página web ofrecemos nuestros servicios o productos, deberemos cumplir con la normativa de comercio electrónico, cuyo propósito es, entre otros, garantizar que el usuario o consumidor, sepa quién hay detrás de todo negocio y cómo actúa, las condiciones previas y posteriores a la contratación de nuestros servicios y las condiciones de uso de nuestro servicio o web.

Por lo tanto, con el cumplimiento de esta normativa estamos diciendo quiénes somos y cómo ofrecemos nuestros servicios; otorgando al cliente una sensación de seguridad y transparencia.

Otra normativa que hay que tener en cuenta y que, muchas veces no se contempla, es la normativa de consumidores y usuarios. Ésta, tiene por intención proteger al consumidor acerca de las compras que hace, tanto en el mundo real como en el virtual; otorgándole una serie de derechos específicos para que pueda protegerse en el mundo online. Así, pues, con la consideración de esta normativa, garantizamos todavía más los derechos de nuestros clientes.

¿Qué normas nos protegen a nosotros como empresa?

En segundo lugar, debemos tener en cuenta otras normativas destinadas a protegernos a nosotros mismos como empresa. Una de ellas, es la normativa de propiedad intelectual, por la que podemos indicar en nuestra web que los contenidos (textos, imágenes…) que en ella se publican, son nuestros y que, por ejemplo, nadie pueda utilizarlos sin nuestro consentimiento.

Otra normativa es la de marcas, por la cuál podemos indicar que no sólo somos titulares de los contenidos que se publican en nuestra página web sino que también lo somos de los logotipos, nombres comerciales, nombres de dominio…; todo ello, en función de los casos.

Habrá otras normativas que deberemos tener en cuenta pero que deberemos analizar, siempre en función del contenido y servicios ofrecidos en nuestra página web.

Por lo tanto, las principales normas que debemos tener en cuenta en relación con nuestra página web son: la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de protección de datos y su Reglamento (RD 1720/2007); la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios a la sociedad de la información, el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de Consumidores y Usuarios, la Ley 17/2001, de 7 de diciembre, de Marcas; y demás normativa relacionada.

¿Qué normas nos afectan fuera del mundo online?

Junto al cumplimiento normativo en nuestra página web, es decir, virtual, deberíamos tener en cuenta el resto de cumplimientos normativos en el mundo real y que están relacionados con el virtual. Así, pues, por mucho que digamos que nuestro logotipo es nuestro, muchas veces nos puede interesar registrarlo como marca en la Oficina de Patentes y Marcas, si no lo tenemos hecho; o bien, si recogemos los datos en nuestra web y decimos que estos datos serán incorporados en nuestro fichero de clientes, deberemos haber declarado el fichero correspondiente ante la Agencia competente de protección de datos. Si bien, éstos son sólo algunos ejemplos a tener en cuenta, exigiendo el resto de aspectos legales a tener en cuenta para nuestro negocio, un desarrollo más detallado.

Lo que sí que hay que tener claro es que, con la adecuación de nuestra página web al cumplimiento normativo, no sólo cumplimos con la normativa sino que protegemos tanto a nuestros clientes (dándoles una sensación de transparencia, seguridad, confianza y seriedad), como a nosotros mismos (protegiendo a nuestra empresa frente a las intrusiones de terceros).

En todo caso, recomendamos la contratación de un experto asesor en estas materias, como Legaltis, para que pueda adecuar la página web de su negocio a la normativa aplicable, en atención a sus necesidades concretas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s