Redes sociales, ¿buenas o malas para la identidad digital de nuestra empresa?


redes-sociales

Hoy en día, quién más, quién menos, dispone de una página web corporativa, de un blog, o bien de un perfil en alguna de las redes sociales existentes, tipo Facebook, Twitter, Linkedin… Todo esto configura lo que entendemos como “identidad digital”, es decir, la personalidad de nuestra empresa, lo que nos identifica como empresa en el mundo online.

En este post vamos a hablaros de los motivos por los que no es necesario disponer de un perfil en todas las redes sociales existentes; la necesidad de gestionar bien las que tenemos así como de adoptar medidas tanto preventivas como de control para un buen funcionamiento de nuestra empresa en las redes sociales.

¿Por qué no es necesario que dispongamos de un perfil en cada una de las redes sociales existentes?

Según los expertos, por varias razones:

En primer lugar, porque debemos saber qué red es la adecuada para nosotros, esto es, en la que poder hacer una mejor difusión de lo que hacemos, publicar lo que nos interesa o mueve, o bien comunicar lo que queremos de manera efectiva a los usuarios.

Así, como indica la consultora de social media Yvonne Nicolau en su bloglo primero que tenemos que hacer antes de estar en una red social es conocer qué son las redes sociales, en cuál nos interesa estar y cuál es nuestro objetivo con ello.

En segundo lugar, debemos tener en cuenta los usuarios a los que nos dirigimos ya que muchas veces, el tipo de usuario de Facebook, no es el mismo que tal vez podamos encontrar en Twitter…

En tercer lugar, tampoco es conveniente disponer de un perfil en todas las redes, por la propia necesidad (y el trabajo que conlleva) de tenerlos actualizados todos. Muchos dirán que existen plataformas como, por ejemplo, Hootsuite, que nos ayudan a hacer difusión de todo lo que hacemos en cada una de las redes sociales en las que estamos pero esto, a veces, resta credibilidad ya que si, por ejemplo, colgamos una información en Twitter en la que le ponemos un hastag, al verlo publicado en Facebook – ahora que por ahora, no dispone de ellos – queda realmente mal. Lo cierto es que, ¡hace daño a la vista!

Nuestra reputación online

Una vez decidida la red social en la que queremos estar, debemos controlar que nuestra reputación online, es decir, la imagen que tenemos o transmitimos en Internet, como empresa, no se vea afectada.

Según la guía publicada por INTECO el pasado mes de noviembre sobre Identidad Digital y Reputación Online, para ello, es importante adoptar estrategias para optimizar resultados en los motores de búsqueda, posicionar bien a nuestra empresa o utilizar, justamente, las redes sociales, para promocionarnos.

De este modo, es conveniente  que nos aseguremos de que nuestros trabajadores y clientes, incluso nuestros seguidores, si disponen de perfiles en las redes sociales en las que estamos y además, nos mencionan, hablen bien de nosotros.

También es adecuado que controlemos que otros no se aprovechen de nuestras marcas o de nuestra identidad digital para promocionar sus servicios sin nuestro consentimiento. Por ejemplo, que utilicen nuestro logotipo para incluirlo en un post con el único pretexto de vender sus servicios, sin que venga al caso la utilización de nuestra imagen para ello. Es muy fácil poner el logotipo de Coca-cola, por ejemplo, que es conocida mundialmente, para llamar la atención del público pero luego vender en el post otra cosa que no tenga nada que ver con Coca-cola. Aquí, si bien, habría que analizar cómo el hecho de este aprovechamiento, puede afectarnos realmente como empresa y qué podemos hacer frente a ello, debiendo analizar cada caso.

Por último, también es necesario que de alguna manera, controlemos el hecho de que terceros no publiquen contenidos dañinos sobre nosotros en sus propios perfiles en redes sociales. Por ejemplo, un post o un tuit en el que dice algo malo sobre nuestra empresa o marca.

¿Cómo controlamos estas situaciones?

Si bien el cómo controlar estas situaciones, es complicado, ya que el mundo hoy es muy cambiante, existen herramientas y empresas que se dedican a ello, que nos indican cada vez que se ha publicado un tuit sobre nosotros, por ejemplo, o ayudan a controlar estadísticas.

El qué hacer si nos encontramos ante una situación de este tipo, es decir, que alguien ha utilizado incorrectamente nuestra marca, dependerá de cada caso concreto, pudiendo ejercer, por ejemplo, un derecho al honor de nuestra marca, un derecho a la rectificación (sólo para personas físicas, ahora por ahora), solicitar responsabilidades, vía comercio electrónico o ejercer acciones en materia de competencia desleal o defensa de nuestra marca, entre otros.

Sea como fuere, como digo siempre, el mundo de hoy contribuye a que hagamos las cosas más rápido, a que nos podamos comunicar más entre nosotros y vender incluso nuestros productos sin necesidad de intermediarios, muchas veces. Ahora bien, no sólo debemos escoger las herramientas o plataformas adecuadas para hacer esta difusión sino controlar que la difusión que hacemos nosotros o nuestros “allegados” sobre nuestra marca, es correcta y, de paso, también, la que hacen los demás (terceros, competencia…) acerca de nosotros. La conclusión, para mí, es apostar pues, por las redes sociales, pero con mesura, con cabeza, en definitiva. ¿No os parece?

Anuncios

Un pensamiento en “Redes sociales, ¿buenas o malas para la identidad digital de nuestra empresa?

  1. Pingback: Los posts más vistos del 2013 en el blog de Legaltis | Legaltis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s