¿En qué consiste el derecho de información según la LOPD?


El derecho de información, contemplado en el artículo 5 de la LOPD es el derecho de todo interesado, es decir, de toda persona física, a ser informada, en el momento en que se le van a recoger datos, sobre una serie de ideas y conceptos que tienen que ver con el tratamiento que se va a hacer de sus datos.

Imaginemos, por poner un ejemplo, que queremos matricularnos en un gimnasio. Para ello, lo más seguro es que debamos rellenar un formulario en el que se nos solicite nuestros datos (nombre, apellidos, domicilio, DNI o NIE, número de cuenta bancaria donde domiciliar la cuota…). Si bien, junto a este formulario o en este mismo formulario, lo correcto sería que, para cumplir con la normativa de protección de datos de cara al nuevo usuario o socio, el gimnasio en cuestión informase al interesado de los siguientes extremos:

1.- De la existencia de un fichero o tratamiento de datos de carácter personal.

Es el derecho a que le indiquen para qué van a ser tratados sus datos y quiénes van a tener acceso a esta información.

Por ejemplo, en el ejemplo del gimnasio, deberían indicarnos que nuestros datos van a ser incorporados en su fichero de SOCIOS o USUARIOS y que los datos tan sólo van a ser tratados para la gestión, el alta, la facturación… pero si, por ejemplo, tienen intención de utilizar nuestros datos para enviarnos información comercial, también deberían indicárnoslo ya que se trata de otra finalidad y deberíamos consentirlo, como explicaremos otro día cuando hablemos del consentimiento propiamente.

2.- De la obligatoriedad de la respuesta a las preguntas. 

Debe indicarse si las preguntas que nos plantean, en su caso, en el formulario, son obligatorias y por tanto, necesarias para el gimnasio o son facultativas y, en consecuencia, opcionales para nosotros.

3.- De las consecuencias de la obtención de los datos o de la negativa a suministrarlos.

Es decir, qué pasará con nuestros datos una vez los hayamos facilitado y qué pasa si no facilitamos todos los datos que nos piden.

4.- Del derecho al ejercicio de nuestros derechos ARCO. 

En todo momento, deben facilitarnos el derecho a ejercer nuestros derechos ARCO, es decir, de acceso, rectificación, cancelación y oposición. Deben indicar en el formulario que tenemos estos derechos y dónde debemos dirigirnos, en su caso para ello, facilitando una dirección de contacto.

5.- Indicar el responsable del tratamiento.

Evidentemente, deben indicar quién es el responsable del tratamiento. Por ejemplo, puede que el gimnasio se llame de determinada manera pero el titular sea otra empresa, por lo que deberán indicarlo, señalando también la dirección o domicilio social de esta empresa.

Cabe decir no obstante que si del contenido del formulario, se deduce la información relativa al carácter obligatorio o no de las preguntas, y las consecuencias de la obtención o no suministro; así como de quién es el responsable del tratamiento, no será necesario que lo indiquemos aparte.

Lo que si bien debemos tener en cuenta es que, toda esta información no será necesaria si hay una ley que así expresamente lo indique, es decir, cuando indique que no será necesario informar de estos extremos; también, cuando el tratamiento sea para fines históricos, estadísticos o científicos y cuando el deber de informar exija un esfuerzo desproporcionado atendiendo a parámetros como el número de interesados a informar, antigüedad de los datos…entre otros.

Tampoco hace falta informar cuando los datos que se utilicen por el responsable, hayan sido recogidos de fuentes públicas. Si bien, sí que debe indicarse al interesado del origen de los datos, es decir, de qué fuente pública han sido recogidas. Así, una fuente pública, por ejemplo, es un repertorio telefónico, una lista de las personas pertenecientes a un grupo profesional, como por ejemplo, un colegio de arquitectos… pero, en ningún caso, podemos entender que es la información personal recogida u obtenida a partir de buscadores de Internet.

Recordemos que junto a este deber de informar existe la obligación de que la información que se recoja debe ser proporcional, adecuada y pertinente. En el caso del gimnasio, será pertinente tal vez que le pregunten sus gustos sobre determinadas actividades del gimnasio pero no sobre ideología, por ejemplo. Esta sería información ni pertinente ni necesaria para el gimnasio por lo que se estaría infringiendo la ley.

Anuncios

Un pensamiento en “¿En qué consiste el derecho de información según la LOPD?

  1. Pingback: Los posts más vistos del 2013 en el blog de Legaltis | Legaltis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s