Wearable tech versus privacidad


Soy de las personas que piensan que el ser humano es capaz de hacer cosas realmente increíbles, siempre yendo más allá de los límites y de lo que algunos seríamos capaces de imaginar o pensar jamás. Lo cierto es que cuando reflexiono sobre la evolución que hemos tenido a nivel tecnológico a lo largo del siglo XX y en lo que llevamos del XXI, no dejo de asombrarme. Para mí es impresionante la sociedad que hemos creado en los últimos años gracias a esta evolución de la tecnología.

Prueba de ello la encontramos en la cantidad de productos presentados durante esta semana en el CES Las Vegas, donde encontramos ejemplos de todo lo que somos capaces de idear y llevar a cabo, ahora con los wearable tech o ropa inteligente: desde relojes, a gafas, brazaletes, pulseras hasta incluso mantas o trajes para bebés con tecnología punta; televisores y otros dispositivos que se doblan y hasta vehículos que facilitan la conexión entre vehículo, conductor y el mundo exterior. Me alucina el hecho de que desde el coche puedas llegar a comprar incluso ¡una pizza!.

Por un lado pienso que todos estos productos y creaciones nacieron para facilitarnos, si cabe, todavía más, la vida. Con ellos podemos controlarnos a nosotros mismos, por ejemplo, sabiendo lo que comemos, las calorías que quemamos, la cantidad de hora que dormimos, el ritmo cardíaco que tenemos al llevar a cabo determinada actividad… Todo muy saludable, por cierto.

Pero como siempre, por otro lado, me surgen dudas y preguntas, acerca de los temas que siempre se suscitan entorno a los consumidores y la comercialización de productos en el mundo “capitalista” y globalizado, teniendo en cuenta, además que vivimos en el “mundo conectado”. Evidentemente, como defecto de profesión, las preguntas que se me plantean giran en torno a la privacidad

Algunas de ellas son, probablemente, debido al desconocimiento de estos dispositivos inteligentes que no tengo a mi disposición. Si bien, aquí las traslado, por si alguien puede o quiere responderlas. Algunos ejemplos de cuestiones que me planteo son: si yo estoy controlando el ejercicio que practico y las calorías que quemo, y lo estoy haciendo gracias a un dispositivo que se conecta a Internet, para que después pueda analizar en casa, mis resultados, cómodamente, tal vez, desde mi tableta u ordenador…

¿Quién me garantiza que a esta información sólo voy a acceder yo? ¿Qué me pide el reloj o pulsera que controla mi ejercicio para poder utilizarlo? ¿Que indique mi correo electrónico? ¿Mi correo electrónico de Gmail, por ejemplo? ¿Cómo sé que la información que se va recopilando, se almacena de forma segura? Y lo que es más importante, ¿Seguro que mi información no va a utilizarse para venderla a compañías que, por ejemplo, vendan productos o equipos para el ejercicio físico; productos alimenticios para dietas; sistemas de adelgazamiento…? Y, en su caso, ¿Me pedirán mi consentimiento antes de trasladar esta información mía y sólo mía, a una tercera empresa?

Y por último, ¿Quién y cómo se me garantiza que esta información sólo va a ser utilizada para los fines que me indicaron al venderme el producto? ¿Que no va a venir determinada agencia de espionaje o gubernamental y va a consultar toda la información que pueda volcar en determinado dispositivo?

Seguramente, las normas de privacidad existentes a día de hoy, por desgracia, no puedan controlar todos estos asuntos que, desde mi punto de vista, tienen que ver con el principio del bien común o interés general. Tampoco sé si a los gobiernos les interesa que tengamos el control absoluto de nuestra privacidad.

El caso es que si alguien pudiera responderme alguna de estas preguntas, se lo agradecería. De hecho, no distan mucho de otras preguntas generadas respecto al uso que hacemos ya hoy en día de otros dispositivos inteligentes, como las tabletas o los smartphones. Me preocupa, en definitiva, que las personas no seamos conscientes del todo, de varios conceptos que siempre “machaco” y repito:

1. Que la información que entregamos a otras empresas, debe ser para los fines del servicio que solicitamos; no para otros; a no ser que nos soliciten nuestro permiso.

2. Que muchas personas y empresas piensan que al prestarnos un servicio y recoger los datos, con estos datos pueden hacer lo que deseen. Que quede claro: No, los datos son del usuario y se utilizan para lo que deben utilizarse. Ni más, ni menos. Lo contrario, de entrada, infringe las leyes que hoy en día, por cierto, ya existen. Y se imponen sanciones por ello.

3. Cuando se recoge información de las personas, debe ser proporcional al servicio que prestamos. De nuevo, ni más, ni menos. La justa y necesaria. Actuar de forma diferente, también infringe las normas.

4. Que es importante que seamos conscientes que muchos servicios que nos “venden como gratis” realmente se pagan con otra moneda: no una bitcoin, evidentemente, sino nuestra privacidad, nuestra información.

Y volviendo al principio, para acabar, quiero que quede muy claro que sigo pensando que el ser humano es maravilloso, que es capaz de crear cosas y objetos igualmente maravillosos. Ahora bien, lo que me molesta, es que estos objetos se perviertan; se utilicen y aprovechen para otros fines que ni son tan buenos, ni tan legítimos; por lo que debería existir un equilibrio entre productos que nos mejoran la vida o nuestra calidad de vida y los que atentan a nuestra intimidad, o como mínimo, se utilizan para ello.

En definitiva, mi conclusión, está relacionada con el título de este post. Se convierte en una sencilla pregunta: ¿El título de este artículo debería ser una pregunta o simplemente una afirmación?

Gracias por tu lectura. Si te gusta, te pido que por favor compartas el artículo. Es importante que todos seamos conscientes de estos temas.

Autora: Vanesa Alarcón

Anuncios

Un pensamiento en “Wearable tech versus privacidad

  1. Pingback: La privacidad de los datos en el Big Data: a debate en el BDGC de Barcelona | Legaltis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s