Redes sociales para abogados (II)


Unas cuantas reflexiones…

Como os comenté hace unos días, esta semana he impartido un curso en dos días, organizado por el Grupo de Abogados Jóvenes de Barcelona en el Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona sobre Redes Sociales para abogados. Lo cierto es que para mí ha sido una experiencia muy gratificante, con la que me lo he pasado estupendamente y en la que he podido compartir tanto mi visión sobre las redes sociales, como pequeños trucos y herramientas que podemos tener en cuenta si queremos estar presentes en las redes como abogados. La idea del curso era explicar, por un lado, lo que tenemos que tener en cuenta nosotros mismos si queremos estar en las redes sociales y, por otro, cómo enfocarlo y qué hay que hacer para ello.

Social_Media_Marketing

La verdad es que no soy la abogada con mayor número de seguidores en las redes ni tengo un máster en Community Management, pero el tema realmente me apasiona y por ello, sí que me gusta aprender, leer, realizar cursos sobre ello y, por qué, no, compartir lo que he aprendido y puesto en práctica.

Para que podáis conocer un poco mi visión, deciros que planteé estas charlas en dos sesiones: una, en la que, como os decía al principio, indicaba todo lo que desde mi punto de vista debemos tener en cuenta si queremos estar en las redes sociales como letrados y otra, en la que hablaba de las principales redes sociales, de sus beneficios para nosotros y cómo gestionarlas o qué hacer en ellas.

En la primera sesión planteé que, desde mi punto de vista, para estar en redes sociales y aprovecharlas, sea para conseguir trabajo, mejorarlo o potenciar tu propio despacho, debes reunir una serie de ingredientes o requisitos (el cuarto requisito, lo desarrollamos y comentamos en la segunda sesión):

1. Contenido

Debes dotar a tus perfiles de contenido. Esto conlleva que hagas un repaso por tu vida y currículum, para volcarlo en las redes, como por ejemplo, Linkedin, a modo de currículum. También debes ser consciente de en qué eres bueno y destacarlo de algún modo; conocer qué es lo que te gustaría potenciar, o bien saber a qué te gustaría dedicarte; y plantearte una estrategia en este sentido, para ver qué te conviene remarcar o indicar sobre ti, en las diferentes redes sociales que existen. Por ejemplo, puede que se te dé muy bien escribir. Entonces, ¿por qué no escribir un blog con contenidos de tu especialidad y hacer difusión de ello?

2. Continente

Debes dotar a tus perfiles de una imagen y formato adecuados, pensando que tu perfil en la red no deja de ser tu “yo digital”. Por lo tanto, si lo que buscas es trabajo, sea tanto trabajar para otros, como para ti mismo, no cuelgues imágenes inapropiadas de ti en algunas redes sociales o configura las opciones de privacidad y visibilidad. Ten en cuenta que tu imagen y currículum deben acreditar quién eres tú y tu trayectoria profesional; todo, desde la coherencia. Además, es importante que dispongas de los perfiles lo más completos posibles, con recomendaciones en caso de que sea una red que lo permita; que los actualices y utilices para colgar noticias de actualidad, entre otros.

3. Voluntad.

Estar en las redes significa precisamente implicarse en ellas y esto conlleva trabajo: publicar, comentar, compartir, crear, colaborar, felicitar, agradecer. Todos debemos ser conscientes de que hay que ser perseverantes, esforzarse y adquirir un compromiso con uno mismo para ello.
Desde mi punto de vista hay dos formas de estar en las redes sociales: una, simplemente “estar” y, dos, “estar presente”. Para estar presente, hay que trabajárselo. Si alguien quiere algo y lo demuestra, sea en redes sociales o en cualquier ámbito, yo creo que lo conseguirá. Pero nadie dijo que fuera fácil.

4. Estrategia.

Las redes sociales sirven para muchas cosas (con sus riesgos, también, de los que también hablamos un poquito en la clase) y eso es lo que me emociona de ellas. Pueden informarnos de lo que nos interesa; puedes compartir información con otros a quiénes pensemos que les puede interesar; o para intentar expresar precisamente cuál es nuestro objetivo.

Creo que si tu objetivo es conseguir un trabajo, hoy en día es más fácil que te contraten si ven algo diferente en ti, si ven que te esfuerzas, que te preocupas por estar al día… y una de las maneras de que alguien vea que existes y que vas más allá, podría ser disponer de un blog o colaborar con otros medios, por ejemplo, y que publiques esta situación en tu perfil de Linkedin, o hagas tuits en Twitter sobre ello. Existen muchas otras formas. Se trata, entonces, de encontrar la que te sirva a ti, para expresar o exponer quién eres y lo que buscas. Preséntate al mundo.

En las charlas estuvimos hablando de cuáles son las mejores redes para abogados (de lo que ya hablaremos otro día); de qué poner o cómo hacerlo en cada una de ellas; de la necesidad de calidad en los contenidos, de la perseverancia… Les mostré también algunos ejemplos de abogados que lo están haciendo muy bien en las redes, como podéis ver aquí y aquí.

Estuvimos explicando también que no sólo nos sirven las redes sociales on-line sino que existen multitud de redes en las que podemos conocer a gente a quién podemos ayudar y/o nos pueden ayudar a encontrar un empleo, mejorarlo o quizás, ganarte la vida por tu cuenta: amistades de siempre, nuevas amistades, viejos conocidos, familia…; asociaciones profesionales, agrupaciones… y, cómo no, en los Networking entre los que cité algunos por ser realmente interesantes y estar perfectamente organizados. De todo se extrae o aprende algo.

Lo que les trasladé, si bien, es que en esta vida, sea en redes sociales on-line o presenciales, desde mi punto de vista lo que tienes que hacer es ir relajado, siendo tú mismo. No puedes ir ni de interesado, ni de aprovechado, ni de pesado, queriendo hablar o contactar con todo el mundo.
Cualquier contacto con otra persona debería ser lo más natural posible. Entonces, si se tercia, pues hablas o contactas con quién sea pero igual no hablas el día que tú pretendías y lo haces otro. Quién sabe.

Como suelo decir en muchos de mis escritos, todo tienes que hacerlo con equilibrio, mesura y, ante todo, respeto. Añadiría también, ahora que lo pienso, la idea de la reciprocidad. Las redes sociales en el fondo, deben basarse en todo eso, ¿no creéis? Os dediquéis al derecho o a cualquier otra actividad profesional.

Se aceptan críticas, opiniones y comentarios al respecto.

Texto: Vanesa Alarcón

Imagen: Paola peralta (Own work) [CC-BY-SA-3.0 http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)%5D via Wikimedia Commons

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s