La privacidad de los datos en el Big Data: a debate en el BDGC de Barcelona


En el transcurso de estos días se celebra el BDigital Global Congress de Barcelona que, este año, ha puesto su especial foco de atención en el Big Data y su incidencia con las nuevas tecnologías, la seguridad y la privacidad.

Tras el debate de hoy por diferentes expertos sobre “la privacidad de datos en el Big Data”, he pensado que sería oportuno extraer las principales ideas y conclusiones que me permito captar y adecuarlas, un poco, a lo que he venido ya diciendo en alguno de mis posts.

Mundo conectado

Ciertamente, como decía uno de los ponentes, por un lado, ahora nos encontramos en una época de desinformación, debido a la existencia de esta poca información de cara al usuario y, además, la aparición de noticias en las que se ha “destapado” que la seguridad sobre nuestra información que, aparentemente existía, no era real (llámese asunto Snowden, PRISM…); por lo que estamos ante una situación de incertidumbre. Por otro lado, los consumidores hoy en día saben que hay como una especie de “trueque” por el que, a cambio de comunicar sus datos, se les ofrecen determinados servicios. Si bien, el futuro reside en que los consumidores puedan decidir a quién confiar esos datos, sepan para qué van a recogerse y que se van a maximizar los beneficios que puedan obtener a cambio.

Otro punto de vista que me ha parecido muy interesante ha sido el relacionado con la seguridad. En mis escritos, yo siempre hablo de privacidad a la hora de hacer las cosas y me ha gustado mucho la visión aplicable a los mismos circuitos que tienen que ver con la protección de datos, pero relativos a la seguridad. Así, las empresas deben dotarse de estructuras que sean seguras en la recogida de los datos; en su almacenamiento y en su procesamiento; pudiendo controlar, en especial, las brechas de seguridad puesto que conlleva grandes riesgos y costes para las empresas. Añadir aquí que una brecha de seguridad puede suponer la filtración de datos personales a terceros, lo cual no solo supone un riesgo y coste para la empresa en cuestión a nivel técnico sino también relacionado con la normativa de protección de datos y la imposición de sanciones en este sentido.

Network Online

Por otro lado, se ha hablado de la visión de los datos desde el punto de vista legal. En los últimos tiempos, me da la sensación que cada vez más, las empresas y los usuarios son conscientes de este nuevo panorama, en el que se mezcla la tecnología con los derechos. Por ello, es necesario disponer de normas legales que les amparen, regulando el Big Data desde su complejidad, esto es, teniendo en cuenta a las diferentes partes y materias implicadas en este asunto: consumidores, usuarios, empresas, el negocio o prestación que se quiera llevar a cabo y las diferentes implicaciones y consecuencias que pueda tener, sobretodo, teniendo en cuenta que estamos hablando de lo que se entiende como “Big Data” y el estado que hoy tenemos de la tecnología y sus constantes avances. Hasta en Estados Unidos se están implicando en estos temas…

Se ha destacado que, aunque haya normas que se pretendan garantizar y proteger, siempre existen procedimientos, nuevos productos o métodos o sistemas que se las saltan; muchas veces, incluso, por parte de las propias administraciones públicas. Así, surgieron los “drones” y todavía no lo tenemos regulado en lo que se refiere a privacidad; aparecieron los escáners en los aeropuertos, sin tener en cuenta las implicaciones legales que conllevaba y podríamos hablar de “wearables” o cualquier dispositivo inteligente y el tratamiento de datos que efectúa… También tenemos el famoso “Internet of Things” y lo que conlleva desde el punto de vista legal…

Un compañero comentaba que, puesto que hoy por hoy la legislación es mucho más lenta que la evolución de la tecnología, lo que podemos hacer es intentar incentivar las buenas prácticas en las empresas; que las empresas estén motivadas por ello a nivel económico, que le vean el sentido; y tener en cuenta los beneficios que supone para las personas. Por ello, es necesario que en el caso del Big Data, el que se aprovecha o pretenda aprovecharse de él, sea capaz de darse cuenta de la necesidad de integrar la privacidad en el desarrollo de sus creaciones o la “Privacy by design”; tener en cuenta que lo que va a hacer o comercializar va a producirse a nivel global; y que se trabaje en equipo, para poder integrar todo lo necesario a nivel legal y tecnológico.

Como muchas veces digo, todo reside en el equilibrio y el respeto; en no forzar situaciones y en encontrar una solución común entre lo tecnológico y lo legal. Solo así el Big Data y la defensa de los derechos de los ciudadanos debería existir…

Imagen 1: cuteimage (www.freedigitalphotos.net)

Imagen 2: ddpavumba (www.freedigitalphotos.net)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s